Pantallas, ¿sí o no?

En esta serie de reflexiones que estamos compartiendo en momentos de crisis, queremos seguir con el hilo de la anterior.

En todos estos enlaces que nos están enviando se demoniza las pantallas en pro de la actividad manual. Como nosotras pensamos que la virtud está en el término medio, pensamos que no es mejor dejar a un niño solo durante horas, por mucho que esté haciendo recortables. Si bien una pantalla compartida puede ser beneficiosa. ¿A qué nos referimos? Es preferible sentarme a ver X dibujos, película o juego con una actitud activa: mostrando interés, haciendo preguntas… Es un momento ideal para poder orientar a modificar determinada conducta que creamos inadecuada, enseñar valores, conocer a quien tenemos al lado, conectar con su mundo.

Os vamos a hacer una pregunta ¿qué ha pasado con los juguetes de Navidades? Casi todos nosotros recibimos una cantidad ingente por parte de familiares y amigos. Nos quejábamos porque no daba tiempo a jugar con todos. Os animamos a que recuperéis algunos (que quizá ni hayáis abierto) y los exploréis en familia.

En todo el caos, esto es una oportunidad única para tejer una red con los que más me importan.

Hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844