Feminismo como igualdad

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. El feminismo definido como la búsqueda de igualdad entre hombres y mujeres es una meta para una buena parte de la población.

Se busca la simetría de sexos no solo aplicable en el terreno de lo social y lo legal sino la igualdad también en la esfera de lo íntimo, de las relaciones, y en este sentido, se nos insiste culturalmente en posicionarnos en roles de inferioridad, incapacidad, sumisión, sensibilidad…

Muchas mujeres hemos vivido situaciones donde se nos han preguntado diversas cuestiones por el hecho de ser mujeres:

  • ¿Ya tienes pareja? Se te va a pasar el arroz…
  • ¿ Te ayuda tu marido con la casa?
  • ¿Te echa una mano con los niños?

Desde los primeros años de vida, se nos educa separándonos por sexos, y aunque sin duda existe una sexuación diferenciada a nivel biológico entre hombres y mujeres, se acentúa considerablemente con la cultura.

Creemos que cuando vamos por un pasillo de juguetes para niños y para niñas ¿Las/os niñas/os van a decidir libremente sobre qué juguete quieren? ¿Se van a parar las niñas a mirar los juguetes de los niños o estas categorías condicionan sobre su decisión? Y ¿qué hay de la ropa? ¿Vamos a subir de planta o cambiarla de sección a la de niños por si le gusta algo? Por otro lado ¿qué hay de “pórtate bien” o “cuéntame que te pasa” para las niñas y “sal a jugar y a hacer el cabra” o “los hombres no lloran” para los niños?

Uno de los factores de cambios más importantes es la sororidad, esa hermandad cada vez más en aumento entre mujeres con respecto a las cuestiones sociales que nos afectan por haber diferencias de género.

Todos podemos educar en la igualdad, tomemos conciencia y construyamos desde la base.

Hay salida.

Marina Marhuenda

M-34252