El suicidio, una realidad silenciada. (Parte 1)

El suicidio, una realidad silenciada. (Parte 1)

El suicidio es una realidad silenciada. A veces, es necesario entender el sufrimiento del otro para observar que el suicidio es únicamente la solución que encuentra el individuo ante una situación personal que percibe como insoportable tras haber estado tiempo sufriendo.

Para poder ayudar a personas que están pasando por este sufrimiento, es necesario conocer ciertos mitos para mejorar nuestra aproximación al tema:

  • Quién se suicida, quiere matarse. FALSO. La intención que esconde el suicidio es dejar de sufrir por algo que llevan sufriendo muchísimo tiempo; y en estos casos, la muerte se muestra como una solución permanente a ese dolor.
  • Los que expresan su deseo de acabar con su vida, nunca lo hacen, y los que quieren hacerlo, no lo dicen. FALSO. 9/10 personas que lo han intentado expresaron verbalmente sus propósitos a alguien.
  • Hablar de suicidio puede dar ideas de hacerlo. FALSO. Hablarlo reduce la probabilidad dado que hablar es una forma de regularnos emocionalmente
  • El verdadero suicida desea morir, nada lo va a impedir. FALSO. Una persona con ideación suicida suele estar ambivalente durante un período de tiempo, lo que hace necesario y urgente buscar ayuda en el momento en el que veamos que una persona o nosotros mismos estemos teniendo este tipo de ideas.

Es fundamental entender que, en ocasiones, la mejoría no siempre es una señal de protección dado que la persona puede haber tomado la decisión y, por tanto, experimentar cierto alivio por tener claridad en las ideas y haber disminuido la incertidumbre.

Si conoces a alguien que creas que se pueda estar sintiendo así, no dudes en contactar con nosotras, podemos ayudarte.

Hay salida.

Marina Marhuenda

M-34252