Dolor post-trauma

Esta semana estamos rememorando algo que ocurrió hace 16 años. Seguramente todos recordamos el momento en el que nos enteramos de ese trágico suceso, el 11 M.
A nivel nacional fue un impacto, los medios se paralizaron con la noticia, la gente se empezó a preguntar qué estaba pasando y miles de personas aportaron su ayuda. Fue realmente traumático para todo el país, principalmente para las víctimas, sus familiares y los testigos.

He aquí la cuestión de nuestra entrada, hablar de trauma.

¿Qué implica este término?

– Acontecimientos negativos intensos que surgen de forma brusca, inesperada e incontrolable, teniendo una sensación de peligro hacía la integridad física o psicológica de una o varias personas.
– Incapacidad de afrontamiento, teniendo consecuencias dramáticas para la víctima y los testigos.
– Terror e indefensión.

Por ende, el trauma es la reacción psicológica derivada de un suceso traumático. Cualquier acontecimiento de este tipo quiebra el sentimiento de seguridad y confianza de la persona en sí misma y en los demás, elementos claves para el bienestar psíquico, físico y emocional.

A nivel personal también podemos ser víctimas o testigos de experiencias traumáticas y se requiere de apoyo y acogimiento psicológico, no sólo para reparar todo el dolor sufrido, también para no concebir el mundo de manera hostil e insegura.
Para ello la terapia centrada en el trauma es vital para que se puedan procesar recuerdos perturbadores.


En MásQuePsicología somos expertas en EMDR, terapia que ayuda a acceder a las emociones, las sensaciones físicas y los pensamientos negativos asociados a recuerdos de experiencias traumáticas. Éstas, quedaron bloqueadas en nuestro cerebro debido a la alta activación emocional que nos provocaron esas experiencias.

Rocío Moreno

M-29813