El apego.

MásQuePsicos, Hoy os queremos hablar de algo muy importante, EL APEGO. Se considera apego a la necesidad básica afectiva de vinculación con el cuidador o los cuidadores, la cual permitirá al niñ@, desarrollarse y aprender nuevas experiencias en el futuro.

El apego es fundamental en el desarrollo evolutivo y adaptativo, con el fin de protegernos de los depredadores y a la propia especie. Desde que nacemos, necesitamos tener lazos relacionales, primero con nuestros progenitores, para así posteriormente, crearlos a lo largo de la vida con los otros.

Según nuestro estilo de crianza se podría decir que vamos desarrollando un tipo de apego u otro, diferenciándose en los siguientes:

  • APEGO SEGURO: se caracteriza por la disponibilidad, sensibilidad y cuidado de las necesidades del niñ@, y gracias a esto, se genera confianza en los otros y en la exploración del mundo.
  • APEGO INSEGURO EVITATIVO: favorece la conducta de exploración pero no hay disponibilidad del cuidador, ya que previamente ha experimentado ausencia en momentos donde cubrir la necesidad afectiva podría ser importante razón por la cual intenta volverse emocionalmente autosuficiente.
  • APEGO INSEGURO ANSIOSO: no se percibe seguridad en los progenitores, bien porque la manera de cubrir necesidades es desde la sobreprotección, o desde la ambivalencia, y, como consecuencia, puede generar miedo asociadas a las conductas de exploración.
  • APEGO INSEGURO DESORGANIZADO: no existe ni confianza, ni seguridad en los progenitores debido a que estos son severamente insensibles a sus necesidades y muy ambivalentes. El resultado final es una vivencia de angustia, miedo y desesperanza por parte del niñ@.

Es preciso generar entonces una herencia ambiental en cuanto a destrezas y habilidades para poder vincular conmigo mismo y con los otros. Y entonces, ¿cómo podemos desarrollarlo? Cubriendo aquellas necesidades emocionales imprescindibles no cubiertas. Está en nuestra mano poner en prácticas ciertas conductas que van a favorecer que haya un apego seguro:

  • Atender a las emociones tanto agradables como desagradables
  • Aportarles un ambiente de protección
  • Fomentar su autonomía
  • Poner límites
  • Potenciar y diferenciar su identidad
  • Compartir momentos de juego y ocio

¿Y tú? ¿Qué tipo de apego has desarrollado?

HAY SALIDA.

Rocío Moreno

 M-29813