Convivencia en pareja en tiempos de confinamiento (Parte 1)

Durante el confinamiento, podemos encontrarnos situaciones en la pareja que requieran un ajuste de las interacciones habituales al estar conviviendo más horas de las habituales.

Algunas pautas para reducir la posibilidad de conflictos son:

  1. Acordar un día específico o varios (en función de lo que necesitéis) para dedicarle a las tareas del hogar (limpieza de la casa, cocinar…) así como a cómo os vais a distribuir dichas tareas ajustándose a vuestras necesidades.
  2. Respetar espacios de cada uno de los miembros de la pareja. En este sentido, podría ser una buena idea organizar un calendario para acordar qué días le toca a quién el salón y qué días la habitación para fomentar su espacio individual y evitar posibles discusiones sobre quién se va (en el caso de que haya uno de los miembros que necesite más espacio que el otro y para que no se vaya siempre el mismo).
  3. Seleccionar un momento del día en el que compartir las preocupaciones de vuestro día, las opiniones que tenéis con respecto a la crianza de los hijos e incluso algo que os haya podido molestar del otro. En caso del confinamiento, también para hablar de preocupaciones y miedos asociados a esta situación ya sea por temas laborales, personales, etc, por ejemplo, podéis hacerlo media hora antes de la cena.
  4. Utilizar los días entre semana para planear qué actividades distintas podéis hacer el fin de semana (ocio separado y compartido), entendiendo que en ocasiones puede ser necesario negociar (pactar y/o ceder). En caso del confinamiento, puede ser buena idea, por ejemplo, planear algo para el viernes por la noche o el sábado como: vestiros más elegantes y preparar una cita en casa, o valorar otras actividades que supongan un extra añadido a vuestro ocio como quedar a las 22h para ver una película con palomitas en el salón. 
  5. Finalmente, normalizar la aparición de conflictos o roces. La importancia reside en saber cómo gestionarlos: céntrate en tus necesidades y no en tus deseos (lo que quieres) para poder negociar una solución que se adapte a ambas necesidades.

Hay salida.

Marina Marhuenda

M-34252