Necesidad de acompañamiento en la primera infancia

Necesidad de acompañamiento en la primera infancia

Cuantísimos materiales nos han llegado estos últimos días para hacer en casa con los niños, entretenerlos, enseñarlos… Después de sentirnos abrumadas y saturadas, esto nos ha llevado a hacer una reflexión muy importante. ¿Es todo esto necesario? Claro que valorar el trabajo de quien ha dedicado tiempo a recopilar datos y sabiduría personal y profesional es importantísimo, ahora bien, nos hace perder el norte de dónde está la esencia.

Los niños lo que más necesitan no es goma eva, purpurina ni plastilinas de mil colores. Los niños, da igual la cultura, lo que necesitan es ser vistos y mirados. Para eso, las figuras cercanas han de estar conectadas. Hacer compañía mientras ellos eligen los juegos que desean, participar de ellos si nos dejan y estar presente es lo que es CRUCIAL para el buen desarrollo cerebral y, por ende, personal.

Una buena relación de apego, una sana autoestima y el divertimento no se da con cosas, se da con personas. Por eso os invitamos a que dejéis de lado toda esa cantidad de documentación tomada como leit motiv y que les hagáis una sencilla pregunta a los peques, ¿Hoy, cariño, a qué te apetece jugar?

El niño es guía en este tema, no el adulto.

Hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844

Apoyo psicológico contra el coronavirus

Apoyo psicológico contra el coronavirus

Desde el centro MasQuePsicología queremos aportar nuestro granito de arena ante toda esta situación y queríamos facilitaros una GUÍA DE APOYO que esperemos os sea de gran ayuda durante estos días en casa.

Sabemos que, a pesar de que convivamos con gente que queremos, pasar 24/7 con las mismas personas puede generar conflictos. Como parece que esta situación puede alargarse en el tiempo, desde la clínica os orientamos sobre qué cosas podemos evitar de cara a la convivencia y qué cosas estaría bien mantener para tender al bienestar:

  • Levantarse, comer, hacer actividades y dormirse aproximadamente siempre a la misma hora: ayuda a que nuestro cuerpo y nuestra mente tengan una rutina y unos horarios estables.
  • Hacer ejercicio: es importante no caer en el sedentarismo y la inactivación, dedicarle tiempo nos ayuda a sentirnos mejor. Ponte música y descubre dinámicas que te motiven. ¡Con niños también es posible!
  • No olvides tener una rutina de higiene personal: prueba a cambiarte de ropa o arreglarte para no tener la sensación de que todos los días son iguales. Además, si la imagen que nos devuelve el espejo es afable, vamos a sentirnos mejor con nosotros mismos.
  • Comidas especiales: aprovechemos el fin de semana a preparar aquellas recetas divertidas o más apetecibles para toda la familia.
  • Tener un espacio/tiempo personal: dentro de la rutina es muy importante dedicar un rato de tiempo al día para estar con uno mismo: escuchar música, meditar, lectura, estar en silencio, etc) También podemos hacerlo con los más pequeños, coexistir en el mismo espacio pero cada uno ocupado en su tarea.
  • Compartir tiempo con las personas que vives: aprovechad para conversar, conocer y estrechar vínculos. Por ejemplo, los juegos de mesa, revisar fotos o manualidades pueden ser un buen recurso.
  • Actividades pendientes: es un buen momento para hacer todas aquellas cosas que posponemos o que no abordamos por falta de tiempo: ordenar la galería de fotos  reorganizar armarios, tocar un instrumento, cuidados personales.
  • Crea una red social virtual variada: puede ser una oportunidad para recuperar contacto con personas con las que llevabas tiempo sin hablar.  
  • Limita la exposición mediática constante sobre el coronavirus: prueba a ver las noticias una o dos veces al día en medios oficiales para estar conectado pero no saturado.
  • Coge aire: sal a la terraza, al balcón o a la ventana unas dos veces al día para poder respirar y despejarte.
  • Acepta que pueden surgir desacuerdos: intenta que sea una oportunidad para conocer y consensuar en algunos aspectos con las personas que convives.
  • Presta atención a tu estado de ánimo y a la gestión emocional: La rabia por no poder controlar la situación, el miedo sobre lo que puede ocurrir, la confusión e indefensión sobre esta experiencia nueva para todos, van a estar presentes durante esta etapa. Poder entenderlo nos va a ayudar a conciliarlas. Es posible que últimamente te estés imaginando el peor escenario, obsesionándote con las noticias o con la idea de que podéis estar en riesgo. También puedes estar sintiendo frustración, falta de control o anticipación de las consecuencias. Tienes que saber: sentirnos agobiados es algo normal, de ahí la importancia de los mensajes que nos emitimos a nosotros mismos y a los demás, pudiendo estos ser como un salvavidas ahora mismo. Procura centrarte en el presente y focalizarte en una tarea, expresar futuribles optimistas y confiar en que la situación mejorará contribuyendo todos juntos. Creemos que es momento de concienciación y humanización, volveremos a recuperar todo lo perdido, pero no de la misma forma, porque no seremos los mismos. Diferente no es peor.

 Y no olvides que si lo necesitas puedes acudir a nosotras, vamos a estar disponibles

 ¡Recuerda que entre todos saldremos de esta!

Hay salida.

Equipo de MásQuePsicología

Dolor post-trauma

Dolor post-trauma

Esta semana estamos rememorando algo que ocurrió hace 16 años. Seguramente todos recordamos el momento en el que nos enteramos de ese trágico suceso, el 11 M.
A nivel nacional fue un impacto, los medios se paralizaron con la noticia, la gente se empezó a preguntar qué estaba pasando y miles de personas aportaron su ayuda. Fue realmente traumático para todo el país, principalmente para las víctimas, sus familiares y los testigos.

He aquí la cuestión de nuestra entrada, hablar de trauma.

¿Qué implica este término?

– Acontecimientos negativos intensos que surgen de forma brusca, inesperada e incontrolable, teniendo una sensación de peligro hacía la integridad física o psicológica de una o varias personas.
– Incapacidad de afrontamiento, teniendo consecuencias dramáticas para la víctima y los testigos.
– Terror e indefensión.

Por ende, el trauma es la reacción psicológica derivada de un suceso traumático. Cualquier acontecimiento de este tipo quiebra el sentimiento de seguridad y confianza de la persona en sí misma y en los demás, elementos claves para el bienestar psíquico, físico y emocional.

A nivel personal también podemos ser víctimas o testigos de experiencias traumáticas y se requiere de apoyo y acogimiento psicológico, no sólo para reparar todo el dolor sufrido, también para no concebir el mundo de manera hostil e insegura.
Para ello la terapia centrada en el trauma es vital para que se puedan procesar recuerdos perturbadores.


En MásQuePsicología somos expertas en EMDR, terapia que ayuda a acceder a las emociones, las sensaciones físicas y los pensamientos negativos asociados a recuerdos de experiencias traumáticas. Éstas, quedaron bloqueadas en nuestro cerebro debido a la alta activación emocional que nos provocaron esas experiencias.

Rocío Moreno

M-29813

Feminismo como igualdad

Feminismo como igualdad

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. El feminismo definido como la búsqueda de igualdad entre hombres y mujeres es una meta para una buena parte de la población.

Se busca la simetría de sexos no solo aplicable en el terreno de lo social y lo legal sino la igualdad también en la esfera de lo íntimo, de las relaciones, y en este sentido, se nos insiste culturalmente en posicionarnos en roles de inferioridad, incapacidad, sumisión, sensibilidad…

Muchas mujeres hemos vivido situaciones donde se nos han preguntado diversas cuestiones por el hecho de ser mujeres:

  • ¿Ya tienes pareja? Se te va a pasar el arroz…
  • ¿ Te ayuda tu marido con la casa?
  • ¿Te echa una mano con los niños?

Desde los primeros años de vida, se nos educa separándonos por sexos, y aunque sin duda existe una sexuación diferenciada a nivel biológico entre hombres y mujeres, se acentúa considerablemente con la cultura.

Creemos que cuando vamos por un pasillo de juguetes para niños y para niñas ¿Las/os niñas/os van a decidir libremente sobre qué juguete quieren? ¿Se van a parar las niñas a mirar los juguetes de los niños o estas categorías condicionan sobre su decisión? Y ¿qué hay de la ropa? ¿Vamos a subir de planta o cambiarla de sección a la de niños por si le gusta algo? Por otro lado ¿qué hay de “pórtate bien” o “cuéntame que te pasa” para las niñas y “sal a jugar y a hacer el cabra” o “los hombres no lloran” para los niños?

Uno de los factores de cambios más importantes es la sororidad, esa hermandad cada vez más en aumento entre mujeres con respecto a las cuestiones sociales que nos afectan por haber diferencias de género.

Todos podemos educar en la igualdad, tomemos conciencia y construyamos desde la base.

Hay salida.

Marina Marhuenda

M-34252

Reforzadores positivos

Reforzadores positivos


¿Sabías que existen cinco reforzadores positivos muy potentes de los que, generalmente, casi todos hacemos uso para calmarnos?

Un reforzador positivo es un estímulo que nos resulta gratificante y que hace que se reitere determinado tipo de conducta. Es como un premio. Por ejemplo: si me siento estresado y salgo a correr puede que después esté más tranquilo, por lo que el deporte funcionará como un reforzador positivo ya que hará que la conducta de correr se repita muy a menudo, o siempre que esa persona se encuentre nerviosa como modo de tranquilizarse. 

De tal manera que los 5 reforzadores más potentes serían:

  1. La comida
  2. El alcohol
  3. Las drogas
  4. El deporte
  5. El sexo

Como decimos, tienen un gran poder de calmarnos, sea con nosotros mismos o con el otro. Es decir, nos autoregula (en soledad) o nos coregula (en compañía). Por eso, cuando alguien hace un consumo de alcohol o comida frecuente, hay que hacer un buen análisis para determinar. No todas las veces hablamos de adicción. Es más bien una incapacidad de poder poner en palabras lo que nos ocurre o de no obtener soluciones a lo que nos preocupa. Es por eso que intentamos tapar un problema con algo que nos hace sentir bien momentáneamente, olvidándonos de que aquello que no está resuelto antes o después aparecerá para que lo atendamos.

Si notas que esto te resuena, no dudes en pedir ayuda. Estamos para ello.

Hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844

El suicidio, una realidad silenciada. (Parte 1)

El suicidio, una realidad silenciada. (Parte 1)

El suicidio es una realidad silenciada. A veces, es necesario entender el sufrimiento del otro para observar que el suicidio es únicamente la solución que encuentra el individuo ante una situación personal que percibe como insoportable tras haber estado tiempo sufriendo.

Para poder ayudar a personas que están pasando por este sufrimiento, es necesario conocer ciertos mitos para mejorar nuestra aproximación al tema:

  • Quién se suicida, quiere matarse. FALSO. La intención que esconde el suicidio es dejar de sufrir por algo que llevan sufriendo muchísimo tiempo; y en estos casos, la muerte se muestra como una solución permanente a ese dolor.
  • Los que expresan su deseo de acabar con su vida, nunca lo hacen, y los que quieren hacerlo, no lo dicen. FALSO. 9/10 personas que lo han intentado expresaron verbalmente sus propósitos a alguien.
  • Hablar de suicidio puede dar ideas de hacerlo. FALSO. Hablarlo reduce la probabilidad dado que hablar es una forma de regularnos emocionalmente
  • El verdadero suicida desea morir, nada lo va a impedir. FALSO. Una persona con ideación suicida suele estar ambivalente durante un período de tiempo, lo que hace necesario y urgente buscar ayuda en el momento en el que veamos que una persona o nosotros mismos estemos teniendo este tipo de ideas.

Es fundamental entender que, en ocasiones, la mejoría no siempre es una señal de protección dado que la persona puede haber tomado la decisión y, por tanto, experimentar cierto alivio por tener claridad en las ideas y haber disminuido la incertidumbre.

Si conoces a alguien que creas que se pueda estar sintiendo así, no dudes en contactar con nosotras, podemos ayudarte.

Hay salida.

Marina Marhuenda

M-34252

MIEDOS EVOLUTIVOS INFANTILES

MIEDOS EVOLUTIVOS INFANTILES

Hoy vamos a hablar de los miedos evolutivos.

¿Qué es el miedo? Es una respuesta emocional de algo real e imaginario, que lo percibimos como una amenaza o un peligro.
Los miedos evolutivos forman parte del desarrollo infantil, y en realidad tienen una función protectora y sociabilizadora según la edad. A medida que los niños van creciendo y desarrollándose madurativamente van desapareciéndose de forma gradual si existe un entorno que refuerza su seguridad.

Entonces, ¿cuáles son estos miedos según la edad ?
⁃ 0-6 meses: ruidos fuertes y sensación de que caerse sino hay soporte
⁃ 7-12 meses: separación figuras de apego y personqs desconocidas
⁃ 1 año: separación figuras de apego y daño físico
⁃ 2-4 años: animales pequeños e insectos, tormentas.
⁃ 4-8 años: oscuridad, criaturas imaginarias (brujas, fantasmas…)
8-10 años: catástrofes, daño físico/muerte, hacer el ridículo y a suspender.
10-12 años: accidentes, enfermedades, rendimiento escolar, conflicto entre los padres.

En el caso de que tu hij@ esté experimentado alguno de estos miedos, es importante:


⁃ No criticarle, castigarle o ridiculizarle.
⁃ Hablar de su miedo y que se sienta escuchado.
⁃ No exponerle de forma brusca, esto puede intensificarlo. Es preferible que sea gradual y paulatino.
⁃ Reforzarle cada pequeño acercamiento, esto le hará sentirse capaz.
⁃ Hacer de modelo, aprendemos observando cómo lo hacen los otros.


Sí tienes alguna duda al respecto, no dudes en ponerte en contacto con nosotras. Podemos ayudaros a entender qué está pasando.

Hay salida

Rocío Moreno

M-29813

Actitud positiva vs negación emocional

Actitud positiva vs negación emocional

» Todo es cuestión de actitud…»

¿Tú que crees? ¿Te remueve escuchar esta expresión o, por el contrario estás de acuerdo con ella?

En un tiempo en el que el mundo se rige por la cultura del positivismo, desde la psicología la consideramos un tanto arriesgada y peligrosa.

Se sabe que estar muy expuesto a este tipo de mensajes y lemas va a propiciar sentimientos de culpabilidad y responsabilidad en muchas personas que, a pesar de sus intentos y esfuerzos, no sacan a flote un proyecto, o no afrontan una vicisitud, sea ésta de la índole que sea. Cuando se manifiestan frases del tipo “Con buena actitud y una sonrisa, todo se puede” estamos dejando de lado aspectos cruciales de las historias de vida de cada uno.

Por ejemplo:

  • Een qué familia nos hemos criado.
  • Con cuántos miembros.
  • Qué relación había entre ellos.
  • Cómo se expresaban las emociones y se encaraban los conflictos.
  • Así como el tipo de entorno social, entre otros, son de suma importancia y van a determinar si me hundo o no me arredro ante las dificultades.

Al final, la resiliencia, que es esta palabra tan de moda que se refiere a la capacidad de sobreponerse, no es algo con lo que nazcamos ya determinado (como puede ser el color de los ojos) sino algo que se genera ante la exposición. Es decir, es raro que seas resiliente  si no has tenido que enfrentarte a grandes dificultades. Y en cambio, puede que, a base de ir pasando por ellas, hayas ido aprendiendo a sobrellevarlo mejor.


Por lo que, la actitud positiva es algo muy valioso y que ayuda mucho, pero no siempre es una opción. A veces, también es muy necesario abandonarte a esas emociones difíciles de experimentar y transitar un camino oscuro en el que al final quizá si esté ese arcoíris maravilloso que tanto nos venden.


Sabes que puedes contar con nosotras.

Hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844

La depresión, el segundo trastorno más frecuente

La depresión, el segundo trastorno más frecuente

El 13 de enero fue el día mundial de la depresión. Todo el mundo habla de qué es la depresión, y aproximadamente un 30% de las personas la sufre de primera mano, siendo el segundo trastorno mental más diagnosticado después de la ansiedad.

La depresión puede ser la causa de numerosas situaciones a lo largo de la vida del individuo. Es fundamental entender que no hay una explicación de estas causas cuando se afirma que una persona “está triste porque está deprimida”. La tristeza se asocia con depresión pero en ningún caso la explica, sino que es lo que debe ser explicado. La depresión es, en la mayoría de los casos, el resultado de todas las vivencias experimentadas durante el camino, cuánto más adverso haya sido, más fácilmente se puede desarrollar. La adversidad no solo depende de que algo haya sido objetivamente impactante a nivel emocional para la persona, sino que a nivel subjetivo vemos cómo las distintas interacciones interpersonales que ha podido vivir con las figuras de referencia también permiten explicar la visión que desarrolla del mundo, de sí mismo y de los demás durante esa etapa. Si conoces a alguien que está pasando por esto:

  • No ignores los comentarios relacionados con hacerse daño
  • Intenta que realice actividades fuera de casa
  • Ayúdale para que pida ayuda

Y, sobre todo, recuérdale que con ayuda puede ser una etapa pasajera que desaparezca con el tiempo.

Hay salida.

Marina Marhuenda

M-34252

Propósitos de nuevo año

Propósitos de nuevo año

Retomamos nuestra actividad en las redes después de las vacaciones de Navidad y nos parece adecuado hablar de los propósitos.

Éstos son aquellas metas u objetivos que, por lo general, nos planteamos al empezar un nuevo año o cambiando un ciclo para conseguir cambios en algún área de nuestra vida. Hay propósitos muy comunes, como el dejar de fumar, aprender un idioma, apuntarse al gimnasio, comer más sano, que, en cierta manera aporta una motivación al nuevo comienzo de año, pero que en ocasiones se quedan incumplidos por el camino.

Por eso, desde el equipo de MásQuePsicología os animamos a que los objetivos no solo sean realistas y personales, sino que además lleven un añadido intronáutico. ¿Y esto qué significa? Que debemos plantearnos los propósitos como un cambio desde nosotros mismos, es decir, animándonos a explorar y reconocer aquello que nos genera malestar y bienestar.

Por ejemplo, ¿alguna vez te has planteado cómo te hablas, cuántos mensajes negativos te dices?

¿Cómo te relaciones con los demás, desde la dependencia o desde el distanciamiento?

¿Te gustaría poder actuar de otra manera pero sientes que no te sale?

¿Crees que tus emociones o pensamientos son adecuados para ti?

Si alguna de estas preguntas te ha hecho reflexionar sobre cuestiones personales, es posible que algo se remueva sobre el modo en el que te estás cuidando a ti mismo.

Cómo sabemos que no es un proceso sencillo, pues depende de la historia de vida, apoyo social y otros factores más, queremos ayudarte en el propósito de autocuidado, por lo que puedes ponerte en contacto con nosotras.

Aprender es un reto.

Rocío Moreno

M-29813