Convivencia en pareja  en tiempos de confinamiento (Parte 1)

Convivencia en pareja en tiempos de confinamiento (Parte 1)

Durante el confinamiento, podemos encontrarnos situaciones en la pareja que requieran un ajuste de las interacciones habituales al estar conviviendo más horas de las habituales.

Algunas pautas para reducir la posibilidad de conflictos son:

  1. Acordar un día específico o varios (en función de lo que necesitéis) para dedicarle a las tareas del hogar (limpieza de la casa, cocinar…) así como a cómo os vais a distribuir dichas tareas ajustándose a vuestras necesidades.
  2. Respetar espacios de cada uno de los miembros de la pareja. En este sentido, podría ser una buena idea organizar un calendario para acordar qué días le toca a quién el salón y qué días la habitación para fomentar su espacio individual y evitar posibles discusiones sobre quién se va (en el caso de que haya uno de los miembros que necesite más espacio que el otro y para que no se vaya siempre el mismo).
  3. Seleccionar un momento del día en el que compartir las preocupaciones de vuestro día, las opiniones que tenéis con respecto a la crianza de los hijos e incluso algo que os haya podido molestar del otro. En caso del confinamiento, también para hablar de preocupaciones y miedos asociados a esta situación ya sea por temas laborales, personales, etc, por ejemplo, podéis hacerlo media hora antes de la cena.
  4. Utilizar los días entre semana para planear qué actividades distintas podéis hacer el fin de semana (ocio separado y compartido), entendiendo que en ocasiones puede ser necesario negociar (pactar y/o ceder). En caso del confinamiento, puede ser buena idea, por ejemplo, planear algo para el viernes por la noche o el sábado como: vestiros más elegantes y preparar una cita en casa, o valorar otras actividades que supongan un extra añadido a vuestro ocio como quedar a las 22h para ver una película con palomitas en el salón. 
  5. Finalmente, normalizar la aparición de conflictos o roces. La importancia reside en saber cómo gestionarlos: céntrate en tus necesidades y no en tus deseos (lo que quieres) para poder negociar una solución que se adapte a ambas necesidades.

Hay salida.

Marina Marhuenda

M-34252

El duelo (Parte 2)

El duelo (Parte 2)

Después de conceptualizar el duelo en el post anterior, es inevitable que no hablemos de la situación de duelo individual y social que estamos experimentando. Todo esto, afecta a cada uno de nosotros innegablemente, enfrentándonos a algo muy doloroso, las grandes pérdidas que estamos sufriendo.

Hay muchos factores que ahora mismo están impactando negativamente en el desarrollo natural del duelo ,como la rapidez de lo ocurrido, la necesidad del acompañamiento en sus últimos momentos, la ausencia de despedida antes durante y después del fallecimiento, sumado a todas esas emociones que acompañan, como la culpa o la indefensión y un largo etcétera. El sentimiento de pérdida más todos los factores nombrados, llevan ímplicitos una carga extra a los momentos naturales de tristeza, enfado, miedo y dolor.  

Y entonces, ¿Cómo podemos hacer una gestión emocional que nos ayude a sobrellevarlo?

Sabemos lo duro que es enfrentarse al dolor que supone decir a adiós para siempre, necesitamos despedirnos para que el duelo se asiente de forma adaptativa. Además, aquellas personas que se han marchado, se merecen una despedida especial.

El ritual de despedida nos ayuda a compartir el dolor, necesario para la superación del duelo. No hay una forma correcta o protocolizada de despedida, pero es recomendable que se haga desde el amor hacia esa persona. Se puede hacer en imaginación, a través de una carta, una foto, o con las cosas que nos gustaban de esa persona, por ejemplo. Es una elección muy personal y por eso le debemos dedicar su espacio y su tiempo, hacerlo nuestro, al fin y al cabo, el dolor es individual, y nadie mejor que nosotros para definirlo y darle forma.

HAY SALIDA.

Rocío Moreno

M-29813

El duelo (parte 1)

El duelo (parte 1)

La palabra duelo tiene origen latino que significa batalla, desafío. Sin lugar a duda, la pérdida de alguien o algo es un proceso que todos hemos experimentado o experimentaremos en algún momento de nuestras vidas, el cual puede producirse de manera natural oscilando entre los dos meses y los dos años.

En este proceso, la persona puede experimentar anhelo, añoranza, pena, malestar emocional intenso y preocupación generalizada asociadas a la pérdida. Esta, puede ser de diferentes casuísticas, no teniendo porqué ser solo la pérdida de un ser querido, puede haber sido perder un trabajo o cambiarse de país de residencia, por ejemplo.

Como todo proceso, el duelo tiene sus etapas, siendo cada una de ellas relevantes para la superación del mismo.

Las etapas son las siguientes:

  1. Negación: nos permite amortiguar el golpe, es decir, nos ayuda a prepararnos poder tolerar el dolor que nos produce la pérdida. No obstante, esta etapa no puede ser sostenida indefinidamente, ya que al final, nos acaba confrontando con la realidad.
  2. Enfado: rabia, resentimiento, frustración son emociones comunes en esta etapa, como consecuencia del conflicto entre lo deseable (no pérdida) y lo inevitable (pérdida).
  3. Negociación: nos ofrece la oportunidad de fantasear con la ilusión de control sobre la situación, buscando posibles estrategias.
  4. Tristeza: dejamos de fantasear, acercándonos más a la realidad de la pérdida, generándose una gran sensación de vacío. Se empieza a convivir con la realidad está definida por su ausencia.
  5. Aceptación: paulatinamente se aprende a vivir sin esa persona o algo querido, y se procesa e integra la superación de la pérdida.

Es posible reconciliarse con esta realidad, si te pesa, no estás sol@, nosotras podemos ayudarte.

Hay salida.

Rocío Moreno

M-29813

Caminando hacia la sanación.

Caminando hacia la sanación.

Tras un tiempo de confinamiento que, a todos, se nos está antojando muy largo, nos parece importante hablar de los cambios que se han producido en todas las personas.

Es cierto que hay un movimiento visible, que puede resultar potente, que se refiere a esta situación como oportunidad beneficiosa y sanadora en todos los sentidos. Sin embargo, esto funciona como un elemento desregulador para muchas personas, ¿por qué? Hay mucha gente que se está sintiendo culpable porque no le gustan las manualidades, porque no tiene ganas de cocinar (y muchos menos cosas sanas y elaboradas), porque, a pesar de que saben que tienen que hacer un esfuerzo social, se sienten abandonadas a nivel personal. Cuyos familiares están enfermos o han fallecido. Con dudas, rabia, ira, preocupación, frustración, desesperanza, dolor, incomprensión. Suena duro, ¿verdad? Estamos bastante convencidas de que muchas de las personas están atravesando este trance.

Cuidar de nuestras emociones será la clave para que esto no quede como un daño que se alargue en el tiempo y determine mi desarrollo posterior al confinamiento.

Por eso te proponemos hacer un ejercicio para ti. Coge papel y boli y responde:

  • Cómo lo estás viviendo.
  • Qué te preocupa.
  • Cómo ves la situación.
  • Consecuencias de este periodo.
  • Qué crees que te vendría bien para estar más tranquilo.

Es un paso para estructurar todo esto y resolver. A por ello. Hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844

Verse, sentirse, encontrarse.

Verse, sentirse, encontrarse.

Un punto importante que queríamos abordar y que nos llega a través de las redes versa sobre la búsqueda activa y compulsiva para matar el rato, aprovechar el tiempo, vez de poder escucharnos y decidir. Parece que tenemos que estar todo el rato ocupados, haciendo cosas, mejor sin son productivas y después las podemos sacar una foto para mostrar.

Nosotras queremos abogar por la necesidad de aburrirse como modo de fomentar habilidades: creatividad, resolución de problemas, autoconocimiento y reflexión.

No estamos acostumbrados a dedicarnos tanto tiempo ni tanto espacio. De hecho asusta encontrarse con uno mismo, tantas veces, tan seguido a lo largo del día, ¿verdad? Parece que poquito a poco a vas encontrando pequeñas partes de ti que te devuelven más oscuridad que luz. 

Ante la asunción de situación que tenemos, nos parece importante reformular poder llegar a ver la crisis como oportunidad de cambio y crecimiento. Para desechar y, después, incorporar.

Después del dolor, de la pérdida, de la muerte, hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844

Pantallas, ¿sí o no?

Pantallas, ¿sí o no?

En esta serie de reflexiones que estamos compartiendo en momentos de crisis, queremos seguir con el hilo de la anterior.

En todos estos enlaces que nos están enviando se demoniza las pantallas en pro de la actividad manual. Como nosotras pensamos que la virtud está en el término medio, pensamos que no es mejor dejar a un niño solo durante horas, por mucho que esté haciendo recortables. Si bien una pantalla compartida puede ser beneficiosa. ¿A qué nos referimos? Es preferible sentarme a ver X dibujos, película o juego con una actitud activa: mostrando interés, haciendo preguntas… Es un momento ideal para poder orientar a modificar determinada conducta que creamos inadecuada, enseñar valores, conocer a quien tenemos al lado, conectar con su mundo.

Os vamos a hacer una pregunta ¿qué ha pasado con los juguetes de Navidades? Casi todos nosotros recibimos una cantidad ingente por parte de familiares y amigos. Nos quejábamos porque no daba tiempo a jugar con todos. Os animamos a que recuperéis algunos (que quizá ni hayáis abierto) y los exploréis en familia.

En todo el caos, esto es una oportunidad única para tejer una red con los que más me importan.

Hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844

Necesidad de acompañamiento en la primera infancia

Necesidad de acompañamiento en la primera infancia

Cuantísimos materiales nos han llegado estos últimos días para hacer en casa con los niños, entretenerlos, enseñarlos… Después de sentirnos abrumadas y saturadas, esto nos ha llevado a hacer una reflexión muy importante. ¿Es todo esto necesario? Claro que valorar el trabajo de quien ha dedicado tiempo a recopilar datos y sabiduría personal y profesional es importantísimo, ahora bien, nos hace perder el norte de dónde está la esencia.

Los niños lo que más necesitan no es goma eva, purpurina ni plastilinas de mil colores. Los niños, da igual la cultura, lo que necesitan es ser vistos y mirados. Para eso, las figuras cercanas han de estar conectadas. Hacer compañía mientras ellos eligen los juegos que desean, participar de ellos si nos dejan y estar presente es lo que es CRUCIAL para el buen desarrollo cerebral y, por ende, personal.

Una buena relación de apego, una sana autoestima y el divertimento no se da con cosas, se da con personas. Por eso os invitamos a que dejéis de lado toda esa cantidad de documentación tomada como leit motiv y que les hagáis una sencilla pregunta a los peques, ¿Hoy, cariño, a qué te apetece jugar?

El niño es guía en este tema, no el adulto.

Hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844

Apoyo psicológico contra el coronavirus

Apoyo psicológico contra el coronavirus

Desde el centro MasQuePsicología queremos aportar nuestro granito de arena ante toda esta situación y queríamos facilitaros una GUÍA DE APOYO que esperemos os sea de gran ayuda durante estos días en casa.

Sabemos que, a pesar de que convivamos con gente que queremos, pasar 24/7 con las mismas personas puede generar conflictos. Como parece que esta situación puede alargarse en el tiempo, desde la clínica os orientamos sobre qué cosas podemos evitar de cara a la convivencia y qué cosas estaría bien mantener para tender al bienestar:

  • Levantarse, comer, hacer actividades y dormirse aproximadamente siempre a la misma hora: ayuda a que nuestro cuerpo y nuestra mente tengan una rutina y unos horarios estables.
  • Hacer ejercicio: es importante no caer en el sedentarismo y la inactivación, dedicarle tiempo nos ayuda a sentirnos mejor. Ponte música y descubre dinámicas que te motiven. ¡Con niños también es posible!
  • No olvides tener una rutina de higiene personal: prueba a cambiarte de ropa o arreglarte para no tener la sensación de que todos los días son iguales. Además, si la imagen que nos devuelve el espejo es afable, vamos a sentirnos mejor con nosotros mismos.
  • Comidas especiales: aprovechemos el fin de semana a preparar aquellas recetas divertidas o más apetecibles para toda la familia.
  • Tener un espacio/tiempo personal: dentro de la rutina es muy importante dedicar un rato de tiempo al día para estar con uno mismo: escuchar música, meditar, lectura, estar en silencio, etc) También podemos hacerlo con los más pequeños, coexistir en el mismo espacio pero cada uno ocupado en su tarea.
  • Compartir tiempo con las personas que vives: aprovechad para conversar, conocer y estrechar vínculos. Por ejemplo, los juegos de mesa, revisar fotos o manualidades pueden ser un buen recurso.
  • Actividades pendientes: es un buen momento para hacer todas aquellas cosas que posponemos o que no abordamos por falta de tiempo: ordenar la galería de fotos  reorganizar armarios, tocar un instrumento, cuidados personales.
  • Crea una red social virtual variada: puede ser una oportunidad para recuperar contacto con personas con las que llevabas tiempo sin hablar.  
  • Limita la exposición mediática constante sobre el coronavirus: prueba a ver las noticias una o dos veces al día en medios oficiales para estar conectado pero no saturado.
  • Coge aire: sal a la terraza, al balcón o a la ventana unas dos veces al día para poder respirar y despejarte.
  • Acepta que pueden surgir desacuerdos: intenta que sea una oportunidad para conocer y consensuar en algunos aspectos con las personas que convives.
  • Presta atención a tu estado de ánimo y a la gestión emocional: La rabia por no poder controlar la situación, el miedo sobre lo que puede ocurrir, la confusión e indefensión sobre esta experiencia nueva para todos, van a estar presentes durante esta etapa. Poder entenderlo nos va a ayudar a conciliarlas. Es posible que últimamente te estés imaginando el peor escenario, obsesionándote con las noticias o con la idea de que podéis estar en riesgo. También puedes estar sintiendo frustración, falta de control o anticipación de las consecuencias. Tienes que saber: sentirnos agobiados es algo normal, de ahí la importancia de los mensajes que nos emitimos a nosotros mismos y a los demás, pudiendo estos ser como un salvavidas ahora mismo. Procura centrarte en el presente y focalizarte en una tarea, expresar futuribles optimistas y confiar en que la situación mejorará contribuyendo todos juntos. Creemos que es momento de concienciación y humanización, volveremos a recuperar todo lo perdido, pero no de la misma forma, porque no seremos los mismos. Diferente no es peor.

 Y no olvides que si lo necesitas puedes acudir a nosotras, vamos a estar disponibles

 ¡Recuerda que entre todos saldremos de esta!

Hay salida.

Equipo de MásQuePsicología

Dolor post-trauma

Dolor post-trauma

Esta semana estamos rememorando algo que ocurrió hace 16 años. Seguramente todos recordamos el momento en el que nos enteramos de ese trágico suceso, el 11 M.
A nivel nacional fue un impacto, los medios se paralizaron con la noticia, la gente se empezó a preguntar qué estaba pasando y miles de personas aportaron su ayuda. Fue realmente traumático para todo el país, principalmente para las víctimas, sus familiares y los testigos.

He aquí la cuestión de nuestra entrada, hablar de trauma.

¿Qué implica este término?

– Acontecimientos negativos intensos que surgen de forma brusca, inesperada e incontrolable, teniendo una sensación de peligro hacía la integridad física o psicológica de una o varias personas.
– Incapacidad de afrontamiento, teniendo consecuencias dramáticas para la víctima y los testigos.
– Terror e indefensión.

Por ende, el trauma es la reacción psicológica derivada de un suceso traumático. Cualquier acontecimiento de este tipo quiebra el sentimiento de seguridad y confianza de la persona en sí misma y en los demás, elementos claves para el bienestar psíquico, físico y emocional.

A nivel personal también podemos ser víctimas o testigos de experiencias traumáticas y se requiere de apoyo y acogimiento psicológico, no sólo para reparar todo el dolor sufrido, también para no concebir el mundo de manera hostil e insegura.
Para ello la terapia centrada en el trauma es vital para que se puedan procesar recuerdos perturbadores.


En MásQuePsicología somos expertas en EMDR, terapia que ayuda a acceder a las emociones, las sensaciones físicas y los pensamientos negativos asociados a recuerdos de experiencias traumáticas. Éstas, quedaron bloqueadas en nuestro cerebro debido a la alta activación emocional que nos provocaron esas experiencias.

Rocío Moreno

M-29813

Feminismo como igualdad

Feminismo como igualdad

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. El feminismo definido como la búsqueda de igualdad entre hombres y mujeres es una meta para una buena parte de la población.

Se busca la simetría de sexos no solo aplicable en el terreno de lo social y lo legal sino la igualdad también en la esfera de lo íntimo, de las relaciones, y en este sentido, se nos insiste culturalmente en posicionarnos en roles de inferioridad, incapacidad, sumisión, sensibilidad…

Muchas mujeres hemos vivido situaciones donde se nos han preguntado diversas cuestiones por el hecho de ser mujeres:

  • ¿Ya tienes pareja? Se te va a pasar el arroz…
  • ¿ Te ayuda tu marido con la casa?
  • ¿Te echa una mano con los niños?

Desde los primeros años de vida, se nos educa separándonos por sexos, y aunque sin duda existe una sexuación diferenciada a nivel biológico entre hombres y mujeres, se acentúa considerablemente con la cultura.

Creemos que cuando vamos por un pasillo de juguetes para niños y para niñas ¿Las/os niñas/os van a decidir libremente sobre qué juguete quieren? ¿Se van a parar las niñas a mirar los juguetes de los niños o estas categorías condicionan sobre su decisión? Y ¿qué hay de la ropa? ¿Vamos a subir de planta o cambiarla de sección a la de niños por si le gusta algo? Por otro lado ¿qué hay de “pórtate bien” o “cuéntame que te pasa” para las niñas y “sal a jugar y a hacer el cabra” o “los hombres no lloran” para los niños?

Uno de los factores de cambios más importantes es la sororidad, esa hermandad cada vez más en aumento entre mujeres con respecto a las cuestiones sociales que nos afectan por haber diferencias de género.

Todos podemos educar en la igualdad, tomemos conciencia y construyamos desde la base.

Hay salida.

Marina Marhuenda

M-34252