Caminando hacia la sanación.

Tras un tiempo de confinamiento que, a todos, se nos está antojando muy largo, nos parece importante hablar de los cambios que se han producido en todas las personas.

Es cierto que hay un movimiento visible, que puede resultar potente, que se refiere a esta situación como oportunidad beneficiosa y sanadora en todos los sentidos. Sin embargo, esto funciona como un elemento desregulador para muchas personas, ¿por qué? Hay mucha gente que se está sintiendo culpable porque no le gustan las manualidades, porque no tiene ganas de cocinar (y muchos menos cosas sanas y elaboradas), porque, a pesar de que saben que tienen que hacer un esfuerzo social, se sienten abandonadas a nivel personal. Cuyos familiares están enfermos o han fallecido. Con dudas, rabia, ira, preocupación, frustración, desesperanza, dolor, incomprensión. Suena duro, ¿verdad? Estamos bastante convencidas de que muchas de las personas están atravesando este trance.

Cuidar de nuestras emociones será la clave para que esto no quede como un daño que se alargue en el tiempo y determine mi desarrollo posterior al confinamiento.

Por eso te proponemos hacer un ejercicio para ti. Coge papel y boli y responde:

  • Cómo lo estás viviendo.
  • Qué te preocupa.
  • Cómo ves la situación.
  • Consecuencias de este periodo.
  • Qué crees que te vendría bien para estar más tranquilo.

Es un paso para estructurar todo esto y resolver. A por ello. Hay salida.

Jadra A. Sanz

M-22844